26.6.10

lesbian latin american trip



¡¡¡¡¡¡ VAMOSSSSSS !!!!

23.6.10

choque

formas geométricas, a veces onduladas, en otras partes son en punta... el choque fluye más o menos... a veces se hace más lento, y nos pone en el lugar de la espera, o de una paciente calma o también de un impaciente apuro.
hay zonas de choque más o menos suaves, más o menos ásperas, de más o menos humedad. eso hace que haya más o menos fricción. y todo esto depende de tantas cosas... del clima, de nuestro clima, de nuestro apuro, de nuestras ganas o de un lento entrar en ritmo o mantener el ritmo; entonces puede aparecer un choque que no es tan choque sino más bien un pausado encuentro de superficies desprolijamente pigmentadas. otras veces el choque puede ser estridente y enceguecedor. repentino y explosivo. desorientador. perdí la noción del tiempo y el espacio por un instante... ¡qué miedo!
irregularidades y asimetrías. debato conmigo misma un rato cada día sobre qué tiene sentido de todo esto. que ahí justo donde encuentro estridentes las imperfecciones mías y tuyas es donde veo lo que más me conmueve de nuestra humanidad y de nuestros esfuerzos. y en ese encontrarte me encuentro, y te encuentro y me ecuentro y te encuentro o me encuentro y así... somos lo que nos inventamos de nosotras mismas en ese mismo momento. y se me escapa un suspiro que se confunde con soltar el aire con cierta pesadez, pero no, es un suspiro simplemente, aire que se libera y descomprime y de vez en cuando se me escapa una sonrisa que ni yo entiendo muy bien su por qué. esa también descomprime...


13.6.10

No te pongas moralista y anacrónicx

No me propongo formular juicios sobre lo que distingue lo subversivo de lo no subversivo. No sólo creo que tales juicios no se puedan hacer fuera de contexto, sino que también pienso que no se pueden formular de forma que soporten al paso del tiempo (los "contextos" son de por si unidades postuladas que experimentan cambios temporales y revelan su falta de unidad esencial). De la misma forma que las metáforas pierden su caracter metafórico a medida que, con el paso del tiempo, se consolidan como conceptos, las prácticas subversivas corren siempre el riesgo de convertirse en clichés adormecedores a base de repetirlas y, sobre todo, al repetirlas en una cultura en la que todo se considera mercancía, y en la que la "subversión" tiene un valor de mercado. Obstinarse en establecer el criterio de lo subversivo siempre fracasará, y debe hacerlo.
J.B.

24.4.10

miedo

miedo. les encanta el miedo, son perversxs hacedores de reductos oscuros e intimidantes.
castigo. el descontrol es su enemigo, no soportan el goce, el placer, el deseo. no lo soportan porque en esos campos el control no existe. goce, placer y deseo se reprimen con castigo.
cuerpo. carne, nervios y músculos domesticables y negables. segmentos vinculados entre sí sólo con fines orgánicos de reproducción biológica. su economía del cuerpo distingue partes, sus fines y usos: prohibidas, inexistentes, sagradas, estatales, útiles. ano, clítoris, mamas, útero, piernas.

ellxs son el miedo, ellxs son el castigo, ellxs son la carne domésticada y violadora pero disfrazada de castidad.

nosotrxs somos hacedores de un camino que busca libertad y elegir. un camino que quiere goce y placer. caminos por donde estalle el deseo. ano, clítoris, mamas, pesones, piernas, manos, úteros sangrantes de misoprostol y autonomía en medio de tanta mierdaaaa.

.

31.3.10

"Estoy habitad@ -hablo de l@s que fui y l@s que fui me hablan- . Experimento la molestia de sentirme extrajer@, l@s que fui constituyen ahora toda una sociedad y acaba de ocurrirme que ya no me entiendo a mi mism@"

H. M

21.3.10

Nuestras imágenes lesbianas

Lesbianas, tortas, tortilleras. Chongas, femeninas, altas, flacas, gordas, peludas, peladas, petisas, monogámicas, poligámicas, rockeras, cumbiancheras, punkis...

Pienso en muchas imágenes posibles a la hora de pretender producir un diseño gráfico lésbico.
Me pasé toda la tarde buscando imágenes para hacer un diseño que exprese la furia lesbiana contra la lesbofobia, furia que se me (re)desatado -la tenía algo apagada- después asesinato/fusilamiento de Natalia Gaitán.

Hacer un diseño a partir de una/s imagen/es corporal/es es toda una decisión política, más cuando se piensa, como muchas lo pensamos, que las lesbinas (y claro también otras identidades y no-identidades sexo-políticas) desafiamos la identidad cuerpo/sujeto: a un tipo de sujeto un tipo de cuerpo, o más bien al revés, a un tipo de cuerpo un tipo de sujeto, una identidad sexual, una sexualidad, un tipo de elección afectiva, un tipo de comportamiento social, etc.

Las imágenes, como las palabras tienen esa por un lado, pretensión de representatividad y, por otro, ese poder performativo, poder que a costo de repetición/sedimentación construye realidades. En el caso de las imágenes corporales hablamos de estereotipos hegemónicos que domestican y moldean cuerpos y subjetividades (si esta distinción puede plantearse).

Lejos de pretender encontrar "La imagen" de "La lesbiana" (lo cual sería no salir del circuito de la domesticidad) hoy, después de una tarde de búsqueda sistemática de imágenes en internet (y después de ya un par de años de militancia lésbica y gusto por el diseño gráfico) para hacer ese diseño que cuento arriba, escribí un par de puntos y propuesta que quisiera compartir:

*La forma mayoritaria de definir la imagen lesbiana es en la relación de una torta junto con otra. ¿Acaso la única forma de representar en imágenes a una lesbiana es porque está con otra - y sólo con una otra, no con dos o con tres- torta???

*La mayoría de la imágenes no descontruyen la imagen de mujer, las lesbianas son una mujer con otra mujer

*Los cuerpos lesbianos aparecen como cuerpos femeninos y en su mayoría esbeltos.

Nos faltan imágenes que cuestionen y deconstruyan la hegemonía sexogenérica, el moldeamiento de mercado y regulación (monogamia por ejemplo) de los cuerpos y las relaciones sexo-afectivas.

Nos faltan imágenes de lesbianas, en sí mismas, que no necesiten para visibilizarse sero estar en relación a otra.

Nos faltan imágenes de lesbianas que en su existir develen lo político-hegemónico de la identidad mujer (y por lo tanto la de hombre)


Lesbianas, tortas, tortilleras. Chongas, femeninas, altas, flacas, gordas, peludas, peladas, petisas, monogámicas, poligámicas, rockeras, cumbiancheras, punkis; vamos a produdir nuestras imágenes, imágenes de nosotras mismas, imágenes de cuerpos y estéticas descontruidas, disidentes y contestatarias !!!

Intervengamos el campo de lo posibible y de lo visible, el campo de lo real con las imágenes de nuestra existencia y disidencia

.

15.3.10

Fusilada por lesbiana

Fusilada por lesbiana. Ni la prohibición, ni los tabúes pudieron con el deseo de Natalia. Con su deseo que desobedeció el mandato heterosexual. Con su cuerpo que ni la injuria ni la discriminación cotidiana pudieron controlar. Con su vida erótico-afectiva que los procedimientos sutiles y silenciosos de las instituciones no pudieron rectificar. Por lesbiana. Natalia Gaitán, pobre, de 27 años, residente en la ciudad de Córdoba, recibió un balazo de la fálica escopeta del padrastro de su novia el sábado 6 de marzo. Fusilada. Fusilado el cuerpo, fusilado el deseo, fusilado el impulso vital. Fusilada por lesbiana.

La lesbofobia hace estragos en nuestras vidas. Sus manifestaciones van desde la negación sistemática de la existencia, la compulsión a la mudez, la violencia del insulto, las miradas amenazantes o reprobatorias, los golpes y violaciones, el encierro en las casas, la expulsión de los hogares, el deseo de muerte por parte de padres y madres, la patologización inmediata, el temor a perder la tenencia de lxs hijxs, la burla cotidiana, la pérdida del trabajo, la desocupación por falta de “buena presencia”, hasta el asesinato liso y llano. Desde una infinidad de formas de extorsión que pretenden –y logran- convertir en horror una y muchas vidas, hasta la muerte marcada con la legitimidad que se da a sí mismo el pistolero y una ambulancia que tardó demasiado en llegar.

El asesinato de Natalia muestra cuán represiva es la ley heterosexual cuando los mecanismos institucionales de normalizaciòn no pudieron controlar ese deseo, esa atracción erótico afectiva que las instituciones siguen patologizando aunque a veces se llenen la boca de “los mismos derechos” y “el mismo matrimonio”. Hoy escuchamos muchos discursos progresistas cruzarse al hablar del matrimonio entre personas del "mismo sexo", discursos que ni siquiera nos nombran porque no pueden decir "lesbiana". Hay algo que es claro, la lesbofobia no se soluciona con más de lo mismo.

No sólo el fundamentalismo heteronormativo/heteropatriarcal, con su oposición a la legalización del aborto, a las leyes de educación sexual y a tantos otros derechos, desarrollan una política del odio; éste también se esparce en cada retícula de la vida diaria. Allí donde nos quieren hacer creer que somos como cualquier otra persona, que gozamos de plenos derechos individuales, mientras nos piden decoro y silencio a cada paso, mientras pretenden encerrarnos en el “cerquito de la felicidad gay friendly”, mientras hacen de cuenta que no existimos.

En el año del bicentenario, en este país que conmemora aquella gesta patriótica que instituyó el primer gobierno propio, se matan lesbianas, esas que deciden vivir un deseo propio. La escopeta se llama heterosexualidad obligatoria. Los perdigones se llaman lesbofobia y nos alcanzan a todxs.

Habrá quienes digan “una muerte más de una mujer” ocultando a propósito que Natalia era lesbiana, habrá quienes llorarán por las resonancias de ese proyectil en otros cuerpos, habrá quienes sangrarán con la intensidad de la exigencia de castigo al que gatilló, habrá quienes impulsen figuras jurídicas que incorporen el crimen de odio, habrá quienes marcharán por las calles exigiendo justicia, habrá quienes gritarán el nombre de Natalia para conjurar la rabia, habrá quienes escribirán comunicados y declaraciones denunciando el régimen heteronormativo. La herida no puede ser suturada porque es la memoria de la norma. Entonces, lo que no puede haber, por Natalia, por su novia, por nosotras, por nosotros, por nosotr*s, es silencio.

.
¡¡ Basta de lesbofobia para mi y para tod@s ya!!
.